5 pasos sencillos para leer un libro en 1 hora: Lo último en lectura rápida

La lectura no debería ser sólo un pasatiempo. Debería ser un hábito. Un lector adquiere conocimientos a partir de diversos materiales de lectura de diferentes fuentes.

En los tiempos actuales, el mundo digital está lleno de información y conocimiento.

Si no eres un lector veloz, te perderás toda la información que está disponible ahí fuera.

La mayoría de las personas con éxito leen. Adquieren conocimientos leyendo muchos libros. La lectura te proporcionará un conocimiento inmenso y el conocimiento no puede ser robado ni arrebatado por nadie. Una vez que adquieras el hábito de la lectura, ponte como objetivo leer un cierto número de libros en un mes o un año.

Una vez que empieces a leer, no te arrepentirás de este hábito. Si te gusta la lectura, puedes leer un buen número de libros en un año mediante técnicas de lectura rápida.

La habilidad de leer a un ritmo rápido puede desarrollarse con práctica regular y paciencia. La lectura rápida consiste en leer a un ritmo más rápido que la velocidad media de lectura. La velocidad media de lectura es de 200 a 250 palabras por minuto. Una persona que puede leer a un ritmo más rápido puede leer alrededor de 400 a 1200 palabras por minuto.

Si eres un lector de ritmo medio, tú también puedes trabajar tu velocidad. La lectura rápida es cuestión de práctica.

Para los que aman la lectura y tienen como objetivo leer un determinado número de libros en un mes o un año, aplica técnicas de lectura rápida para aumentar tu velocidad de lectura.

leer un libro en una hora

¿Sabías que puedes leer un libro en una hora?

Sí, así es, ¡en una hora! Como principiante, empieza con un libro de no ficción. Una vez que ganes confianza, aplica las técnicas de lectura rápida a libros de diferentes géneros.

Empecemos por probar cuántas palabras puedes leer en un minuto.

– Pon el cronómetro en 1 minuto
– Lee durante un minuto
– Deje de leer cuando el temporizador se apague
– Ahora, cuenta el número de palabras que has leído

El número total de palabras que has leído en un minuto es tu velocidad de lectura. Una vez que conozcas tu velocidad, puedes practicar para aumentar el ritmo mediante diversas técnicas de lectura rápida.

Hay algunas cosas que debes recordar mientras lees a velocidad, son:
1 Evitar la subvocalización – Cuando éramos niños, aprendimos a leer en voz alta para que el profesor pudiera corregir nuestras pronunciaciones. Poco a poco, dejamos de leer en voz alta. Sin embargo, nos acostumbramos a leer cada palabra en nuestra cabeza. Cuando leemos cada palabra en nuestra cabeza, estamos disminuyendo nuestra velocidad de lectura. Leer cada palabra en nuestra cabeza se llama subvocalización. Cuando elijas un libro o un artículo para leer, repasa la frase antes de pronunciar cada palabra en tu cabeza. Es un hábito difícil de romper ya que hemos programado nuestra cabeza para leer cada palabra en nuestra mente. Aunque romper este hábito es una tarea difícil, no es imposible. Se puede conseguir con una práctica regular.

2 Evitar la regresión de la visión – La regresión de la visión es el movimiento de los ojos hacia adelante y hacia atrás. Tus movimientos oculares van hacia atrás y hacia delante cuando sientes que te has perdido algo o que has leído mal algo. Si prestas toda tu atención a lo que estás leyendo, serás capaz de leer sin ir hacia atrás y hacia delante. Un truco que puedes utilizar para evitar la regresión de la visión es, cubrir lo que ya has leído. Utiliza un libro o una cartulina y cubre lo que estás leyendo mientras sigues leyendo. Al tapar, no volverás a leer. Además, como estás cubriendo lo que ya has leído, no te perderás de leer una línea o frase.

3 Evita demasiadas pausas – Evita hacer pausas en cada punto y coma. En la lectura rápida, tienes que entender las comas y los puntos suspensivos para comprender la información. Sin embargo, no tienes que hacer una pausa cuando veas una coma o un punto. Puedes seguir ojeando la información y comprenderla.

Una vez que evites la subvocalización, la regresión de la visión y las pausas largas, te darás cuenta de que has roto el método tradicional de lectura. Ahora vamos a coger un libro y ver cómo podemos completarlo en una hora.

examinar portada

Examine la cubierta del libro.

La portada, la contraportada y el título del libro te darán una idea del mismo. Si el libro tiene una sobrecubierta, ésta te dará información valiosa sobre el libro. La sobrecubierta puede dar información sobre el autor, un resumen del libro y, a veces, también incluirá elogios de celebridades y otras autoridades del mundo del libro.

Es importante saber de qué trata el libro antes de empezar a leerlo. Una vez que estés preparado mentalmente, te resultará fácil sumergirte en el libro.
Revise el índice de contenidos

Familiarízate con el índice. El índice le dará una idea del flujo del libro. También entenderá el flujo de información de un capítulo a otro. Puedes anotar qué capítulo será importante. Invierte tu tiempo en leer los capítulos importantes y en hojear los capítulos que no son tan importantes.

Lee las reseñas del libro.

Lea algunas reseñas del libro. Las reseñas del libro están disponibles en Internet. Puedes leer algunas de ellas. Una vez que hayas leído las reseñas, sabrás de qué trata el libro. En el futuro, podrás decidir si quieres invertir tu tiempo en la lectura de un libro concreto o no. Una reseña puede despertar tu interés por un libro o ayudarte a elegir el libro adecuado para ti.
Lee los primeros y los últimos capítulos

Los primeros capítulos contienen información importante sobre el libro. Los primeros capítulos contienen información importante sobre el libro. Los últimos capítulos le darán la conclusión del libro. Resumirán toda la información importante que el autor ha tratado en el libro.

leer rápido

Ojea el resto del libro.

El hojeo es una técnica de lectura rápida. Lee la primera y la última línea de un párrafo, y luego echa un vistazo a las palabras importantes, las fechas y sigue tu intuición para leer ciertas palabras del párrafo.

La primera línea es una introducción del tema tratado en el párrafo, y la última línea te dará un resumen del párrafo. Luego, el escaneo del resto del párrafo te ayudará a entender lo que el autor quiere transmitir. Puedes hojear un párrafo en un abrir y cerrar de ojos. Es rápido y además entenderás lo que el autor quiere transmitir sin invertir demasiado tiempo en leer cada palabra.

La lectura por encima requiere una práctica regular. Es difícil hojear un párrafo o una página si estás en la fase inicial de aprendizaje de la lectura rápida. Una vez que entiendas cómo hojear un libro, podrás leer un buen número de libros en menos tiempo. Se convertirá en una segunda naturaleza para usted leer por encima libros, documentos y otros artículos.

Conclusión.

Para aprender a leer rápido, debes practicar con regularidad. Debe mantener la calma y la paciencia mientras practica, ya que se necesita tiempo para alcanzar el ritmo deseado. Cuando empiece a practicar, apunte a la velocidad que quiere alcanzar.

Lee un libro diariamente cronometrando tu tiempo. Comprueba tu velocidad de lectura al final de la sesión de lectura. Intenta leer siempre un párrafo o una página más de lo que has leído el día anterior.

La lectura rápida de un libro tras una práctica regular no es difícil. Una vez que entiendas de qué trata el libro, es fácil sumergirse en él. Cuando elijas un libro, ten siempre un propósito o un objetivo en mente. Un libro te interesará si lo lees para aprender algo o si lo lees por placer. Si no tienes un objetivo, será difícil mantener el interés en un libro.

Los primeros 3 ó 5 minutos los puedes dedicar a ver la portada, la contraportada, el título del libro y la sobrecubierta (si la hay). A continuación, la reseña del libro le llevará entre 5 y 7 minutos más.

Después de leer la reseña, si sigues interesado en leer el libro, lee los primeros y los últimos capítulos del libro, lo que te llevará unos 15 minutos. En los primeros minutos te harás una idea de lo que el autor quiere transmitir con el libro.

El índice de contenidos le permitirá saber qué capítulos son importantes. El repaso del índice le llevará otros 3 minutos. Sáltate el resto de los capítulos o escanea las páginas para ver si no te estás perdiendo nada importante. Lee los capítulos que consideres importantes.

Sin embargo, recuerda que debes hojear los capítulos para no invertir demasiado tiempo en leer cada palabra y hacer una pausa en cada punto. Ojear y escudriñar el resto del libro te llevará entre 15 y 20 minutos. Con estos pasos, puedes terminar un libro en una hora.

Aunque es posible leer un libro en una hora, ten en cuenta,
– Ser realista. Si el libro es bastante enorme, tardarás un par de horas o más en terminarlo. Si lo hojeas y recorres el libro, aún puedes terminarlo en una hora. Sin embargo, si quieres sumergirte en el libro, no hay nada malo en tardar un poco más.

– No te exijas demasiado para terminar un libro en un tiempo estipulado. Mantén un límite de tiempo, pero disfruta también de la lectura del libro.